Anuncios
//
estás leyendo...
Filosofía, Filosofía francesa contemporánea

¿Cuánto vale tu subjetividad?

Es muy probable que tu subjetividad no esté bien construida del todo. Es posible que hayas estando haciendo un mal uso de tu libertad, que no hayas reparado en las verdaderas consecuencias de decenas de decisiones que tomas día con día y que, con ello, hayas hecho de tu propia subjetividad algo, digamos, un poquito anodino e insípido (o incluso algo definitivamente repelente). Solemos ser muy ingenuos a la hora de calcular las consecuencias de nuestros actos, máxime si se trata de pequeños actos que parecen en sí mismos intrascendentes pero que, al hacerse hábitos, producen profundos cambios en la estructura de nuestra personalidad de la misma manera que la gota en la gruta va creando estalactitas a lo largo de años de repetición ininterrumpida. La estalactita, sin embargo, es sin duda una bella formación de depósitos creada por la Naturaleza que nada tiene que ver con lo moral. La subjetividad de cada uno tiene en cambio mucho que ver con ella y, por supuesto, no deja de tener también su lado estético. Preguntémonos si no qué es más ético y a la vez más estético, ¿una personalidad que aprovecha cualquier oportunidad para presumir de sus éxitos, u otra que calla con humildad y modestia más éxitos que todos aquellos de los que el presumido se vanagloria? ¿Una personalidad llena de lugares comunes, de chistes viejos y de pobre ingenio, o una que rebosa inventiva y agudeza original? ¿Una, en fin, que opina siempre lo que opina la mayoría, u otra que tiene su propia opinión y no teme ser mal vista por la masa aborregada? Necesitas pues darte cuenta de algo muy simple: primero, tú construyes tu propia subjetividad con cada acto que realizas, con cada decisión que tomas, con cada hábito que adquieres. Segundo, hay subjetividades más originales que otras y por lo tanto más raras, singulares y valiosas. Aplicamos aquí la misma ley que se aplica en economía: tiene poco valor aquello de lo cual hay mucha oferta y mucho aquello que es escaso. ¿Qué tipo de subjetividad es la tuya?
Y bien, ¿qué engendra subjetividad? Según el filósofo y psicoanalista heterodoxo Félix Guattari la subjetividad psicológica es plural y polifónica. Todo lo que vemos, oímos y hacemos concurre a dejar en nuestras subjetividades pequeños depósitos emotivos y semióticos que van construyendo de muy variadas maneras la subjetividad de cada quien. Se trata entonces de una autopoiesis, de la creación de uno mismo por sí mismo. Dentro de la heterogeneidad de los componentes que agencian la producción de subjetividad encontramos: 1) componentes semiológicos significantes manifestados a través de la familia, la educación, el ambiente, la religión, el arte, el deporte…; 2) elementos fabricados por los medios de comunicación, del cine, etc. 3) dimensiones semiológicas a-significantes que ponen en juego máquinas informacionales de signos, funcionando paralelamente o con independencia del hecho del hecho de que producen y vehiculizan significaciones y denotaciones, y escapando, pues, a las axiomáticas propiamente lingüísticas. (Caosmosis, pág. 15) A Guattari le parece claro que “la producción maquínica de subjetividad puede laborar tanto para lo mejor como para lo peor […] Lo mejor es la creación, la invención de nuevos Universos de referencia; lo peor, la masmediatización embrutecedora a la que millones de individuos están hoy condenados”. Ya Foucault había hablado también del “cuidado de sí” en sus últimos cursos en el Colegio de Francia  y se refería a ciertas prácticas de subjetivación sumamente valoradas por los antiguos -como la lectura, la meditación, la escritura, la charla filosófica, etc.- que contribuían a crear la subjetividad del individuo de una manera tal que el resultado poco tenía que ver con las subjetividades creadas por el medio social, que tiende a homogeneizarlo todo en una mediocridad generalizada. Guattari piensa que poco se puede hacer por el mundo si no se modifican también las subjetividades que lo habitan y lo construyen a su modo.

“Nuestra supervivencia en este planeta -dice en Caosmosis– está amenazada no sólo por las degradaciones ambientales, sino también por la degeneración del tejido de solidaridades sociales y de los modos de vida psíquicos que conviene, literalmente, inventar. La refundación de lo político deberá pasar por las dimensiones estéticas y analíticas que se implican en las tres ecologías del ambiente, de socius y la psique. No se puede concebir como respuesta al envenenamiento de la atmósfera y al recalentamiento del planeta debidos al efecto invernadero, una simple estabilización demográfica, sin una mutación de mentalidades, sin la promoción de un nuevo arte de vivir en sociedad” (pág. 34)

El problema que plantea aquí Guattari es de suma importancia, si bien mi pregunta es más simple y pretende apelar al orgullo y a la vanidad: ¿Cuánto trabajo le has dedicado no al negocio al que te dedicas o a la empresa para la que trabajas, sino a ti mismo? ¿Qué tan singulares son tu personalidad, tus valores, tus creencias, tus hábitos? ¿Qué tan rara y valiosa es tu subjetividad? ¿Cuánto -estimado lector- vale tu subjetividad?

Anuncios

Comentarios

14 comentarios en “¿Cuánto vale tu subjetividad?

  1. ¿Será posible localizar cómo los temas del poder y de la subjetividad se articulan o no con el análisis, con el psicoanálisis?

    Me gusta

    Publicado por Alberto Sladogna | 16 mayo, 2016, 4:21 pm
  2. Hola, como podría relacionarse esto la singular subjetividad y el “nuevo de arte de vivir en sociedad” que mencionas en tu cita? Debe ser una convivencia armoniosa, rodeada de amigos, y personas que reconozcan mi subjetividad singular?, y aquella subjetividad debe estar encaminada a algo “productivo”, así sea que lo que practique en mi tiempo libre, es decir en mi tiempo de ocio?

    Me gusta

    Publicado por Yuliana ~ (@Yuliana05_M) | 27 mayo, 2016, 10:30 am
  3. Hola, como podría relacionarse esto la singular subjetividad y el “nuevo de arte de vivir en sociedad” que mencionas en tu cita? Debe ser una convivencia armoniosa, rodeada de amigos, y personas que reconozcan mi subjetividad singular?, y aquella subjetividad debe estar encaminada a algo “productivo”, así sea que lo que practique en mi tiempo libre, es decir en mi tiempo de ocio?
    Muy interesante tu artículo.

    Me gusta

    Publicado por Yuliana ~ (@Yuliana05_M) | 27 mayo, 2016, 10:32 am
  4. Tengo una pregunta ¿para usted cuanto vale su subjetividad?

    Me gusta

    Publicado por camila florez | 1 junio, 2016, 6:00 am
  5. En este sentido, la psicoterapia se vuelve un dispositivo clave para que las personas tengan un espacio mínimo, si es que no lo tienen para detenerse a asimilar todo lo que están viviendo, más aun en el contexto de la terapia de pareja y familia está la oportunidad de revisar lo que se construye día a día en la interacción que se da a prisa y sin descanso. Agradeceremos cualquier comentario u aportación sobre la filosofía al ejercicio de la psicoterapia. Ojalá pueden visitarnos en: http://www.terapiadepareja-df.com.mx/

    Me gusta

    Publicado por terapiadeparejadf | 2 enero, 2017, 10:38 pm

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: ¿Qué es la epimeleia heautou? – El Callejón de las Trompadas - 26 abril, 2016

  2. Pingback: La epimeleia heautou no es para las masas – El Callejón de las Trompadas - 28 abril, 2016

  3. Pingback: La epiméleia heautoȗ como resistencia al poder – El Callejón de las Trompadas - 2 mayo, 2016

  4. Pingback: 6 técnicas con las que en nuestras sociedades disciplinarias se nos somete todos los días (según el filósofo Michel Foucault) – El Callejón de las Trompadas - 3 mayo, 2016

  5. Pingback: Por qué aumentar nuestra inteligencia podría llevarnos al Apocalipsis – El Callejón de las Trompadas - 7 mayo, 2016

  6. Pingback: La formación del individuo útil en las sociedades disciplinarias – El Callejón de las Trompadas - 9 mayo, 2016

  7. Pingback: Michel Foucault y el carácter productivo de la Norma en las sociedades disciplinarias – El Callejón de las Trompadas - 11 mayo, 2016

  8. Pingback: ¡Desarrolla tu legítima rareza! Georges Canguilhem y la anomalía como signo de salud – El Callejón de las Trompadas - 14 mayo, 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Anuncios
Follow Filosofía en el Callejón on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.341 seguidores

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: