Anuncios
//
estás leyendo...
Ética y moral, Filosofía, Filosofía francesa contemporánea, Filosofía Política

Michel Foucault y el carácter productivo de la Norma en las sociedades disciplinarias

El hecho de que vivamos en sociedades disciplinarias no significa que se nos esté obligando a vivir un modo de vida que de otro modo no escogeríamos. El poder disciplinario no supone coacciones externas como si nuestra individualidad espontánea y libre de pronto se topara con una imposición venida de fuera que reprimiría nuestro poder de decisión y nuestra libertad. No, estimado lector, el poder de los regímenes disciplinarios es mucho más sutil y modesto, mucho más… insidioso. En estricto sentido, lector mío, nosotros somos la disciplina.

En entradas anteriores veíamos que el poder de las sociedades disciplinarias está compuesto por una serie de técnicas que no sólo distribuyen el espacio de los individuos, controlan sus actividades a detalle, dirigen el ciclo de sus vidas y combinan las fuerzas de los individuos resultantes; también, y de una manera esencial, vigila y castiga a los individuos que se desvían. Pero la disciplina también sabe recompensar a quienes demuestran un desempeño sobresaliente y lo hace mediante el juego de los ascensos, esto es, permitiendo ganar rangos y puestos para así subir en la jerarquía. En resumen, el arte de castigar del poder disciplinario no tiende ni al perdón ni tampoco exactamente a la represión. Más bien compara los comportamientos y verifica si éstos violan el umbral mínimo (en cuyo caso habrá que castigarlos), si respetan la aceptable medianía, o si representan el grado óptimo de desempeño (en cuyo caso habrá que premiarlos ascendiéndolos). Pero siempre hay que “estar conformes” y estarlo de tal modo que por lo menos nos mantengamos entre los polos extremos del fracaso y del éxito. De otro modo se corre el riesgo de quedar excluidos por no ser normales, por haber cruzado el umbral que desemboca en la anormalidad. Escuchemos a Foucault:

“Medir en términos cuantitativos y jerarquizar en términos de valor las capacidades, el nivel, la “naturaleza” de los individuos. Hacer que entre en juego, a través de esta medida “valorizante”, la coacción de una conformidad qué realizar. Y, por último, trazar el límite que habrá de definir la diferencia respecto de todas las diferencias, la frontera exterior de lo anormal (la “clase vergonzosa” de la Escuela militar). La penalidad perfecta que atraviesa todos los puntos, y controla todos los instantes de las instituciones disciplinarias, compara, diferencia, jerarquiza, homogeiniza, excluye. En una palabra, normaliza.”

Callejón_filosofía_Michel_Foucault

A esta “penalidad perfecta” que compara, diferencia, jerarquiza, homogeiniza y excluye, Foucault la llama, pues, la Norma . Su penalidad se opone término a término a la penalidad de tipo judicial. Esta Norma que en cierto sentido es social, de hecho reticula un espacio que las leyes dejan vacío. Se opone a la penalidad judicial porque ésta refiere siempre a un corpus de leyes y de textos, mientras que la penalidad de la norma únicamente refiere a un conjunto de fenómenos sociales observables; la primera especifica actos bajo cierto número de categorías generales, la segunda diferencia individuos; una hace jugar pura y simplemente la oposición binaria de lo permitido y lo prohibido, la otra además jerarquiza. Ser normal, estar normalizado, es ser disciplinado, estar “conforme”, mantenerse alejado de las desviaciones que los mismos límites impuestos por las disciplinas posibilitan. ¡Pero atención! Estar normalizado es estar constituido de acuerdo a la norma que la sociedad disciplinaria impone. No somos sujetos a quienes la norma controlaría de forma abusiva desde un exterior a nosotros como si hubiese un ámbito de iniciativas propias preexistente sobre el que la normalización intervendría. No. La tesis de Foucault es la de la afirmación del carácter productivo de la norma. (Y aquí nuestro filósofo se inspira mucho -por lo que les recomiendo ampliamente el siguiente link- en la normatividad tal y como la entiende el médico y filósofo francés Georges Canguilhem).

He aquí lo que afirma Pierre Macherey comentando a Foucault (en un bello librito titulado De Canguilhem a Foucault: la fuerza de las normas):

“Desde ese punto de vista, ser sujeto es, por lo tanto, estar literalmente «sujetado», aun cuando no en el sentido de la sumisión a un orden exterior que suponga una relación de pura dominación, sino en el de una inserción de los individuos -de todos los individuos sin exclusión- en una red homogénea y continua, un dispositivo normativo que al producirlos, o, mejor, al reproducirlos, los transforma en sujetos”

Ser sujeto es «pertenecer», supone una pertenecía a cierto “nosotros”, como dirá en alguno de sus cursos Foucault. La norma no viene de fuera como algo impuesto a los individuos por las sociedades disciplinarias, sino que se expresa de manera universal desde el fondo de ellos mismos. “Los «nombra» -afirma Macherey-, es decir, los designa como sujetos y les asigna normas de acción que por ello deben reconocer como suyas propias”. Por ello Foucault era muy cauto al hablar de liberación y distinguía claramente entre las luchas por la liberación (femenina, obrera, negra, etc.) y las prácticas de libertad (como la epiméleia heautoȗ). Estas últimas son el tema principal de sus últimos cursos en el College de France. Pero de ello ya hemos hablado en anteriores entradas.

También te puede interesar:

¡Desarrolla tu legítima rareza! Georges Canguilhem y la anomalía como signo de salud

La epiméleia heautoȗ como resistencia al poder

La sentencia de Alexandrides

La epimeleia heautou no es para las masas

Cristianismo vs. epimeleia heautou… y nuestra sociedad superficial

¿Cuánto vale tu subjetividad?

Imperio y biopolítica

Anuncios

Acerca de Carlos Béjar

Resido en la hermosa, enorme y conflictiva Ciudad de México. Estudié mi licenciatura y mi maestría en Filosofía en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y actualmente realizo mi doctorado en la misma Facultad. Me especializo sobre todo en filosofía francesa contemporánea, aunque me interesan muchos otros temas. Mis filósofos favoritos son Deleuze, Foucault, Spinoza, Nietzsche, Bergson, Lucrecio, Guattari, Simondon y Derrida. Este blog está dedicado a la difusión y discusión sana de temas de filosofía, política y ciencia. ¡Me interesan mucho tus comentarios!

Comentarios

4 comentarios en “Michel Foucault y el carácter productivo de la Norma en las sociedades disciplinarias

  1. maestro me podría contactar

    Me gusta

    Publicado por roberto | 5 octubre, 2016, 12:10 pm

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Vigilados y castigados. Más sobre las sociedades disciplinarias en la filosofía de Michel Foucault – El Callejón de las Trompadas - 12 mayo, 2016

  2. Pingback: Canguilhem y la normatividad vital – El Callejón de las Trompadas - 12 mayo, 2016

  3. Pingback: ¡Desarrolla tu legítima rareza! Georges Canguilhem y la anomalía como signo de salud – El Callejón de las Trompadas - 14 mayo, 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
Follow El Callejón De Las Trompadas on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.337 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: